Los misterios ocultos de la geometría sagrada en la naturaleza

- Categorías : Geometría sagrada

La naturaleza que nos rodea es inagotable y una fuente de maravillas. Hemos perdido tanto la capacidad de maravillarnos y descubrir el mundo con nuestros ojos de niño que ya no nos damos cuenta del maravilloso mundo que es la naturaleza.

La geometría sagrada está en todas partes en la naturaleza. Las medidas más fáciles de tomar en la vida de las plantas son el número de semillas por flor y los ángulos que forman las hojas o ramas sucesivas a lo largo de un tallo. Resulta que estos datos siguen la serie de Fibonacci, y que cada generación tiene un ángulo fijo

Muchos cristales del mundo mineral utilizan sólo 7 figuras geométricas. La estructura, las propiedades y la calidad de la fuente universal de vida, el agua, en forma líquida o de nieve, responden a esta misma geometría. Por último, a nivel molecular, donde encontramos la sutil geometría del ADN (una doble hélice que rodea una estructura doble pentagonal). Ni que decir tiene que la geometría de la naturaleza es sagrada.


La geometría del crecimiento de las plantas


En 1753, el botánico escocés Robert Simson se dio cuenta de que el patrón de crecimiento de muchas plantas se regía por la secuencia de Fibonacci. Traza la geometría del crecimiento en el espaciado de las hojas en un tallo, en el número de pétalos y en la disposición de las semillas.


La secuencia de Fibonacci


Aunque Leonardo da Vinci es mundialmente famoso, fue otro Leonardo quien ayudó a descubrir uno de los mayores secretos de la geometría sagrada

En 1202, Leonardo de Pisa o Fibonacci publicó su Liber abbaci, "El libro de los cálculos". En él explica las operaciones básicas de la aritmética, en particular la teoría de los números primos, las fracciones y la teoría de Euclides. Luego, como si fuera una simple digresión matemática, llega a la idea de la secuencia de Fibonacci

En matemáticas, la secuencia de Fibonacci es una secuencia de números enteros en la que cada término es la suma de los dos términos anteriores. Comienza con los términos 0 y 1.

Suite de Fibonacci

Suite de Fibonacci

La secuencia de Fibonacci aparece en muchas formas biológicas, como la ramificación de los árboles, la disposición de las hojas en un tallo, el fruto de una piña, la floración de una alcachofa, el despliegue de las hojas de los helechos y la disposición de una piña. En cuanto a las margaritas, suelen tener un número de pétalos derivado de la secuencia de Fibonacci.

Distancia entre las hojas


Si miras el tallo de una planta desde arriba, verás que las hojas crecen en espiral. Esto permite que el tallo o la rama reciban la mayor cantidad de luz o agua posible.
Siguiendo el tallo de hoja a hoja con la punta del dedo, se puede determinar el orden de crecimiento: tiene forma de hélice.


La disposición de las semillas


Los ejemplos visuales más claros de la secuencia de Fibonacci son el girasol y la piña. El corazón de un girasol está formado por dos espirales entrelazadas.

Número de pétalos


Parece que la secuencia de Fibonacci también determina el número de pétalos que tendrá cada flor:

3: Lirios, iris, trillium grandiflora
5 : Columbina, prímula, ranúnculo, rosa silvestre, espuela de caballero
8 : Delphiniums, sanguinaria, cosmos
13: Cinerea, crisantemo
21: Achicoria, margarita amarilla
34: Plátano, piretro
55: Aster de Nueva Bélgica
89: Aster

El número de pétalos nunca supera los 144, el límite de muchos otros ejemplos de la secuencia de Fibonacci de la naturaleza.

El Flor de la vida en la naturaleza


¿Sabías que Flor de la vida se encuentra en forma de planta en la naturaleza?

Se dice que esta planta es un lupinus texensis, una variedad de altramuz. Si lo sabes, déjame un comentario debajo de este artículo :-)


Las espirales de la vida


La geometría de la espiral se manifiesta en la naturaleza en forma de crecimiento proporcional. Los ejemplos más citados son el nautilus y el amonite fósil. Son, o eran, invertebrados encerrados en un caparazón rígido. Al no poder crecer libremente como los mamíferos, crecían mientras sus caparazones se enrollaban en cajas cada vez más grandes.

La trompa es otro ejemplo de estructura orgánica que mantiene su patrón de crecimiento de forma rígida mientras crece. Las espirales de los cuernos de una oveja Dalle o de algunos antílopes muestran la misma espiral logarítmica que el nautilus. Mientras que el nautilus utiliza una espiral plana, los cuernos del gran kudú de África Central crecen en 3D. Es una espiral construida alrededor de un cono o figura geométrica similar que termina en un punto.

La geometría inherente a la vida animal también es visible en los patrones que las arañas utilizan para tejer sus telas. Estos patrones siguen diferentes modelos matemáticos, incluyendo espirales logarítmicas. La forma de un huevo, hecha para facilitar la puesta, es un ejemplo de la geometría ovoide de la vida. También se dice que hay otras apariciones naturales del uso de esta geometría, por ejemplo en las alas de las mariposas. Las abejas construyen las celdas de sus panales en las colmenas en forma de hexágono

Por cierto, las abejas melíferas tienen una reproducción haplodiploide: un huevo no fecundado dará un macho y un huevo fecundado dará una obrera o una reina. Así, un macho tendrá una madre, mientras que las obreras y la reina tendrán una madre y un padre. Por lo tanto, el pedigrí de un varón consta de 1 padre, 2 abuelos, 3 bisabuelos, 5 tatarabuelos, etc.; es una secuencia de Fibonacci

Increíble, ¿verdad?


En el mundo animal, hay un pez muy sorprendente que conoce bien la geometría sagrada.

Dejaré que lo descubras en vídeo. ¡Es increíble!

Cómo un pez de sólo 12 cm crea una obra maestra de 2 metros de diámetro!

El mundo de los copos de nieve


La estructura de un copo de nieve es una de las manifestaciones más claras de los fractales en la naturaleza. Esto puede deberse a que el copo se forma cuando el agua cae libremente del cielo, atravesando la atmósfera sin encontrar ninguna interferencia. Ninguna otra materia cristaliza en tantas formas.

La observación del agua congelada arroja una luz interesante sobre la geometría de la formación de los cristales de hielo. En este sentido, el trabajo de Masaru Emoto es fascinante.

Ahora vayamos al grano.

¿Tiene algún sentido saber que la geometría está en todas partes en la naturaleza?

Desde un punto de vista puramente intelectual, esto puede tener sentido, pero no es lo más importante, al menos para mí.

Entonces, ¿qué es lo realmente importante?


La belleza de la armonía


Lo importante es dejarse tocar por la belleza porque ennoblece todo nuestro ser y provoca cambios imperceptibles en nuestro interior.

La geometría sagrada es un reflejo de las relaciones armoniosas en la naturaleza.

La influencia que emiten las formas geométricas sagradas se define por lo que suele llamarse "vibración de la forma" u onda de la forma.

El universo formal que nos rodea emite estas vibraciones en todas las direcciones. Se generan por la actividad electromagnética de los diferentes niveles moleculares, atómicos y cuánticos. Nuestro cuerpo físico no escapa a esta actividad, ya que está construido con los mismos componentes

La interacción de las vibraciones del entorno con nuestra propia vibración es constante.

No todas las formas de nuestro entorno son equilibradas y armoniosas y siguen las leyes de la Divina Proporción (la proporción áurea, base de la armonía). Pero sólo aquellos que lo son, seducirán nuestra mirada y estimularán nuestro interés

Esto significa que percibimos instintivamente la belleza que se ofrece a nuestros ojos. No lo vemos vinculado a una geometría y aritmética sagradas.

Y para ir más lejos, de todas las formas que nos rodean, todas ellas con diversas influencias, sólo aquellas formas con las que hemos establecido una relación consciente emitirán una vibración hacia nosotros que se amplifica por esta interactividad.

El poder de los símbolos de la geometría sagrada


Los símbolos nos conectan con lo vivo


El mundo de los símbolos es el mundo de la vida. La vida funciona con símbolos y se manifiesta a través de ellos, todo objeto es un símbolo que contiene vida. Para penetrar en la vida, hay que trabajar con símbolos y, a la inversa, para descubrir los símbolos y comprender todo lo que contienen, hay que vivir la vida verdadera. Los símbolos son semillas que puedes plantar.


El mandala, el Flor de la vida, etc., nos muestra lo que debemos procurar, un equilibrio perfecto de todos los mundos. Nuestros símbolos son poderosas herramientas para despertar y sanar. Míralos con los ojos de tu hijo, con asombro, sin poner ningún concepto, prejuicio sobre la virtud, la energía que llevan. Así obtendrá resultados maravillosos.

¿Por qué nos atraen tanto los símbolos de la geometría sagrada como Flor de la vida, o los mandalas vibracionales?

Simplemente porque los símbolos nos conectan con lo vivo, nos reconectan con nuestra alma, con el ser que realmente somos (y por lo tanto no el ser que nos han hecho creer que somos). Todos los símbolos vibratorios hablan a nuestra alma de forma inconsciente.

Nos atraen tanto porque en el fondo son una invitación a caminar hacia nosotros mismos, a caminar hacia la belleza y el esplendor, a ser finalmente uno con ellos.

El mero hecho de que un símbolo haya viajado hasta nosotros a lo largo de los siglos es sólo una prueba de que es eficaz y funcional. De lo contrario, habría desaparecido de la memoria colectiva.

Las formas de un símbolo construyen un camino que induce un flujo de energía especial para la forma y el volumen. La energía así creada eleva su frecuencia y alcanza un determinado nivel vibratorio que abre la conciencia y la comprensión.

Es importante dejar el cerebro a un lado, de lo contrario, lamentablemente se pierde lo que es verdadero, bello y puro desde toda la eternidad. El cerebro tiene una molesta tendencia a sabotear tu capacidad de ser feliz.

Así que confía en tus sentimientos. Si un símbolo te habla, le habla a tu alma, sigue tu intuición, más que una creencia leída o escuchada en tal o cual declaración.


Símbolos: herramientas para el despertar y la transformación


Los símbolos son herramientas para despertar nuestra dimensión espiritual. Son portadores de una enseñanza muy antigua y profunda.

Los símbolos tienen un poder mágico: es un poder de transformación. Son una ayuda para la concentración y nos animan a ser más fieles a lo que somos por dentro.

Estamos acostumbrados a hablar de la geometría sagrada fuera de nosotros, cuando también está dentro de nosotros. Este es, en mi opinión, el aspecto más fascinante de estudiar porque nos permite avanzar en nuestro camino de estudio y autorrealización. La vida es una escuela. Lo que marca la diferencia es la forma en que miramos las cosas, porque en todo hay sabiduría.

Omraam Mikhaël Aïvanhov escribió que "desde la antigüedad, los hombres han buscado un lenguaje a la vez universal y sintético, y su búsqueda les ha llevado a descubrir imágenes, símbolos que expresan, reduciéndolos a lo esencial, las realidades más ricas y complejas.

A través de una parte de su ser, el hombre está conectado con todo el cosmos. A través de su estructura, el ser humano refleja todo el universo. Es importante fijarse en los símbolos, porque el símbolo es el lenguaje de la propia Naturaleza. Pero para la mayoría de la gente, este lenguaje sigue siendo indescifrable.

¿Por qué este lenguaje es indescifrable? Porque hoy el hombre está alejado de su verdadera naturaleza. Nos sentimos desarraigados, apartados de todo lo que es esencial y vivo. Es muy difícil luchar contra este sistema que nos esclaviza. Sólo la naturaleza viva puede salvarnos de esto.


Símbolos en la vida cotidiana

Con la ayuda de los símbolos vibratorios puedes hacer muchas cosas:

  • aumentar su propia vibración interior
  • armoniza tus chakras
  • trabajar con las virtudes para que resuenen y crezcan en ti
  • energizar el agua, los medicamentos y los aceites esenciales antes de energizarlos (es decir, devolverles toda su vitalidad antes de consumirlos)
  • limpiar y recargar sus minerales sin preocuparse por ellos
  • armonizar y transformar de forma positiva el ambiente de su hogar, oficina u otro


Os dejo con una oda a la naturaleza, a la vida, a la belleza

Si le ha gustado este artículo, no dude en comentarlo, compartirlo y suscribirse a nuestro boletín para estar informado de futuras ediciones.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias


Fuentes:


Wikipedia - Secuencia de Fibonacci
"Géométrie sacrée" (Editorial Vega)
"Le pouvoir des symboles" (Editorial Trajectoire)
"Le langage des figures géométriques" (Editorial Prosveta) http://snowcrystals.com/

Share

Añadir un comentario