El Árbol de la Vida en el antiguo Egipto

- Categorías : Geometría sagrada

He hablado brevemente del Árbol de la Vida en mi artículo "Otra visión del Árbol de la Vida", pero me gustaría entrar en más detalles.

Personalmente, me parece apasionante volver a la sabiduría que existía en la época de la gran civilización egipcia, que es la madre de todas las civilizaciones.

La civilización egipcia fue el punto de partida de una nueva era en la tierra. De ella surgió la civilización de los hebreos, luego el cristianismo y el Islam. La tradición de la luz se ha perpetuado así ininterrumpidamente a lo largo de la historia a través de los Hijos del Sol: los faraones de Egipto, los magos de Persia, los profetas de Israel, los esenios de Palestina, los maniqueos, los templarios, los cátaros, los rosacruces... generando las grandes civilizaciones y corrientes espirituales que han llevado la luz de la sabiduría a todos los pueblos.

En la antigüedad, el hombre era uno con los elementos. Dios estaba presente en todo y el hombre hablaba con todos los seres.

Todas las criaturas, las flores, los árboles, los animales, eran las letras de su alfabeto divino, las palabras de su enseñanza, de lo que decía a los hombres. En el centro del jardín estaba el Árbol de la Vida. Este árbol era el sabio, el guardián de la tradición que unía el cielo y la tierra.

Símbolo de la vida: la cruz Ankh

3000 a.C. - El Ankh, llamado "cruz de la vida", se asocia con la vida eterna, pero también con el hombre en su rayo "yo". Su diseño simboliza el sol de la mañana que une los principios masculino y femenino del cielo y la tierra. Llevando el anj, se tenía la llave del Árbol de la Vida (el alma inmortal)

La cruz ankh es el símbolo del hombre, que es la clave para desvelar todos los secretos del universo: "Hombre, conócete a ti mismo y conocerás el universo y los dioses", es decir, los dos polos de la materia y el espíritu. El hombre está entre los dos como intermediario despierto entre los mundos.

El ânkh, también conocido por los diversos nombres de cruz ansaeana, cruz de la vida, llave de la vida, cruz egipcia, cruz del Nilo, es un jeroglífico que representa la palabra ˁnḫ, que significa "vida". Los egipcios lo utilizaban para simbolizar la vida.

Los egipcios creían que su estancia en la Tierra era sólo una parte de una vida eterna mayor. La cruz de la vida simboliza, por tanto, no sólo la existencia mortal en la Tierra, sino también su existencia inmortal en el más allá.

La cruz ankh es llevada por los dioses que la sostienen por el lazo o la llevan en cada mano con los brazos cruzados sobre el pecho.

A menudo aparece en la punta de los dedos de un dios o diosa en imágenes que representan a las deidades del más allá confiriendo el don de la vida a la momia del difunto. Se coloca cerca de la boca y la nariz, como si se tratara de respirar vida.

Representado cerca de los pies, ofrece protección divina a los muertos. Con el ânkh se representan diferentes deidades. La más frecuente es la diosa Isis, pero también Maat, diosa de la verdad, Atum, dios del sol y Sekhmet, diosa guerrera.

El faraón también sostiene el ânkh, lo que subraya su naturaleza divina.

El ânkh aparece en las tumbas egipcias, en las paredes de los templos, en las estelas, en las estatuas y en los frisos. Se utiliza repetidamente en el arte funerario como símbolo de la fuerza vital imperecedera.

Osiris y el pilar Djed

Algunos consideran que el pilar Djed también simboliza el árbol de la vida, utilizado en la arquitectura. Se asocia a la historia de la resurrección de Osiris. Osiris (Dios de la Fertilidad) fue seducido por su hermano Set (Dios del Caos) para acostarse en un hermoso cofre de madera. Set lo cerró inmediatamente y lo arrojó al Nilo. Flotó por el Nilo y por el mar hasta que se depositó al pie de un sicomoro o de una acacia. Cuando el árbol creció, encerró a Osiris en su tronco. El árbol fue talado y utilizado como pilar en el palacio del rey de Biblos, en Siria.

El pilar alado de Djed detrás de Osiris (Templo de Ramsés II en Abidos)

Isis, (Diosa de la magia, la creación y la fertilidad) recuperó el pilar y con la ayuda de Thoth (Dios de la Sabiduría) pudo insuflar vida a su hermano/esposo Osiris.

Isis quedó mágicamente embarazada de Osiris y dio a luz a su hijo Horus (dios del horizonte, el ojo que todo lo ve, el ojo derecho es el sol, el ojo izquierdo es la luna)

Tras el nacimiento de Horus, Set cortó el cuerpo de Osiris en varios trozos que se extendieron por todo Egipto.

Isis reunió todas las piezas y, una vez más, con la ayuda de Toth, devolvió el alma de Osiris a su cadáver.

El pilar de Djed es un símbolo de Osiris como pilar/árbol de la vida. El pilar de Djed se utilizaba en la arquitectura y como amuleto que representaba la espina dorsal o columna vertebral de Osiris.

Este mito de la resurrección y el renacimiento convirtió a Osiris en el dios egipcio de la resurrección y el inframundo. Thot se convirtió en el sabio escriba que tenía las llaves del Árbol de la Vida.

"Quiero ser estable, hijo de estable, engendrado en la concepción en el reino de la estabilidad. Esta palabra es una fórmula mágica muy antigua de consagración, que proviene del Egipto de los faraones y de los sumos sacerdotes de Osiris. La estabilidad se llamaba "el pilar Djed" y la misión de los sacerdotes era enderezar este pilar y mantenerlo en estabilidad permanente.


Este pilar Djed era el vínculo sagrado entre el hombre y el mundo divino, la Alianza de Luz que une el cielo y la tierra. Así, en la visión egipcia y mágica del mundo, si este pilar se derrumbara, se cayera, toda la humanidad se derrumbaría y caería. El pilar Djed es lo que lleva a Osiris, lo que lleva a la Divinidad.

El sicómoro: representación del árbol de la vida

En diversas partes del mundo antiguo, los árboles se asociaban a diferentes dioses, y Egipto no era una excepción. No sabemos de ningún árbol, ni de ninguna otra vegetación en Egipto, que fuera honrada como dioses específicos de la forma en que lo eran los toros o los carneros, por ejemplo. Sin embargo, diversas vegetaciones estaban vinculadas de alguna manera a los dioses y a la diosa, o en general a la religión egipcia y especialmente al más allá.

Varias deidades se asociaban a los árboles, un bien escaso en Egipto. Horus estaba asociado a la acacia, mientras que Osiris y Ra estaban vinculados al sauce y al sicomoro, respectivamente. Osiris fue cobijado por un sauce después de su muerte y, por ejemplo, el Libro de los Muertos describe dos "sicomoros turquesa" que crecen en el punto del horizonte oriental por el que sale el dios-sol cada mañana. Re también se asoció con el árbol congelado. Además, Wepwawet estaba asociado con el tamarisco, y el símbolo del dios Heh era una rama de palmera, por lo que no es de extrañar que tanto Thoth como Seshat, las dos deidades asociadas a la escritura, inscribieran en las hojas del árbol ished (o persea) al titular real y el número de años del reinado del faraón.

Sin embargo, ninguna de estas deidades estaba tan asociada a los árboles como algunas de las deidades femeninas

El sicómoro tenía una importancia especial en la religión egipcia. Era el único árbol autóctono de tamaño y robustez útiles en Egipto y, quizá lo más significativo, crecía con mayor frecuencia en los límites del desierto, lo que también lo situaría cerca o en las necrópolis.

Diosa del sicómoro que ofrece comida y bebida a un par de muertos y a sus almas (pájaros)

Hathor, Nut e Isis recibieron el nombre de"Dama del Sicomoro". Las tres son consideradas una diosa madre. El higo sicómoro proporciona una sustancia lechosa capaz de mantener la vida, que se daba a los muertos en el más allá.

Nut/Nu fue representado más tarde como el Árbol de la Vida que se tragaba a RA (Sol) y protegía a la tierra del caos durante la noche y hacía renacer a RA por la mañana. Su espalda creó una barrera contra el caos que protegía la tierra. Ra es el disco solar.

La nuez (higo sicómoro) proporcionaba la vida en forma de leche de sus pechos y de frutos y savia de su cuerpo. Más tarde, Nut fue equiparada con la diosa Mut, Isis y Hathor como madre del mundo y ojo de RA. "La que da a luz, pero ella misma no ha nacido de nadie" Sus símbolos eran: un árbol (higuera de sicomoro), una vaca (Hathor), un buitre y la luna. Con el tiempo, Isis se convirtió en el nombre que representaba la esencia materna de la sabiduría y la creación que se extendió por todo el mundo.

La Diosa-Árbol es una entidad divina, exclusivamente femenina, que se manifiesta a través de un árbol y, en particular, de un sicomoro.

La diosa del árbol presenta sus ofrendas a Sennedjem y su esposa, Tumba de Sennedjem (TT 1), Dinastía 19

Esta deidad poco conocida aparece en la iconografía funeraria de principios del Reino Nuevo. Es la culminación de la concepción benéfica y regenerativa de los árboles tal y como se encuentra en los tres grandes corpus funerarios, los Textos de las Pirámides, los Textos de los Sarcófagos y el Libro de los Muertos.

El estudio iconográfico de los diferentes modos de representación de esta diosa mitad mujer, mitad árbol, permite descubrir sus diferentes funciones, la más importante de las cuales es la de permitir al difunto pasar de la condición de muerto a la de beato entre los dioses.

Es, por tanto, una diosa madre, al igual que Isis, Nut o Hathor, las tres grandes diosas del panteón egipcio, con las que a veces se la identifica.

Otras representaciones del Árbol de la Vida

Papiros con pájaros

En el Árbol de la Vida, los pájaros representan las diferentes etapas de la vida humana: infancia, niñez, juventud, adultez y madurez.

Como cada alma tiene un sentido en la tierra y un propósito, se representa el árbol con frutos, listo para ser cosechado en cada edad del hombre.

La acacia de este papiro es una de las representaciones egipcias del Árbol de la Vida.

En el antiguo Egipto, la dirección del este se consideraba la dirección de la vida, porque el sol salía por el este. El oeste se consideraba la dirección de la muerte, de la entrada al inframundo, porque el sol se ponía en el oeste. Creían que durante la noche el sol viajaba por el inframundo para volver al este y poder salir de nuevo por el este al día siguiente.

En el Árbol de la Vida, obsérvese que los pájaros que representan las cuatro primeras fases de la vida están orientados hacia el este, pero el pájaro que representa la vejez está orientado hacia el oeste, anticipando la proximidad de la muerte. El antiguo árbol de Acacia del que la leyenda dice que salió la primera pareja, Isis y Osiris.

Ramsés II y el Árbol de la Vida

La imagen del Árbol de la Vida representa una escena de la tumba de Ramsés II en la que su nombre está grabado e inscrito en las hojas del árbol de la vida.

- La figura aún joven representada en el Árbol de la Vida es el faraón Ramsés II, que aparece con sus símbolos de realeza: corona, mayal y cetro.

- La figura de la izquierda es el dios con cabeza de ibis Thot, que era el dios de la sabiduría, la magia, la medición y la regulación de los acontecimientos y el tiempo. Era el secretario del dios del sol Ra y escriba del inframundo e inscribía el nombre del faraón en el Árbol de la Vida

- El primer dios a la derecha de la imagen es Ptah, el señor de la verdad y maestro de la justicia que estuvo presente en la ceremonia de justificación en la Sala de las Dos Verdades, la diosa del agua con cabeza de león, se representa a menudo en los ataúdes de los difuntos vertiendo una bebida en un cántaro, para sostener a las almas que viajan por el inframundo.

También fue uno de los 42 jueces presentes en la ceremonia de justificación

Para concluir

El Árbol de la Vida se entrelaza con la historia, la mitología, el arte y la arquitectura egipcios. Siempre ha estado a la vista para que todos lo vean y lo sepan

El árbol siempre ha sido un símbolo religioso para el ser humano. Este organismo vivo, con sus ramas que se elevan al cielo y sus raíces que se hunden bajo la superficie en las tierras desconocidas del inframundo, siempre ha sido una fascinación y se considera esencialmente un puente entre "dos mundos".

El árbol significaba crecimiento, fuerza y estabilidad, y flexibilidad al mismo tiempo. Uno puede hacerse fuerte como un árbol y ser flexible en su ser. Y significaba "durabilidad" contra el tiempo y el espacio, lo que nos lleva a la esencia de un ser que está más allá de nuestra realidad -quizás podamos llamarlo "Dios", o el "Yo", el "Ser".

Y además, un árbol le recordaba al hombre lo que era: crecería y viviría en el tiempo como el hombre. Envejece, da frutos y semillas.

Así, también nos aporta la comprensión del tiempo y la realidad.

Y, paradójicamente, un árbol también recordaba al hombre la inmortalidad y el renacimiento: a lo largo del tiempo, de las estaciones, moría y volvía a la vida una y otra vez. El hombre, a través de los ritos de la vegetación, podía sentir la esencia del alma de la Naturaleza: el ciclo eterno de la vida, la muerte y el renacimiento. Y entre las muchas plantas y seres vivos que han sido símbolos de este aspecto, el árbol "representa el cosmos vivo, que se renueva constantemente"

El árbol es el hombre, es la mujer.

Nos recuerda el sentido de la vida. Nos muestra cómo debemos estar en nuestras raíces, en nuestro tronco y en nuestro ser superior.

Centrarnos en este símbolo nos permite despertar a esta realidad.

Este es el final de este artículo. Espero que lo haya disfrutado.

No dude en comentar, compartir y suscribirse a nuestro boletín de noticias para estar informado de futuros lanzamientos.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

Artículos relacionados

Share

Añadir un comentario