El misterio del símbolo del sol a través de los tiempos

- Categorías : Geometría sagrada

Como fuente de vida y poder, el sol siempre ha sido fuente de mitos y leyendas. Elemento necesario, que aportaba luz y calor, regulaba la vida de la comunidad e inspiraba con su poder. Venerado en muchas culturas, se ha convertido en un símbolo y una deidad.

Veamos las representaciones que han marcado la estrella de fuego.

El significado del sol

El diccionario nos da la siguiente definición: "El astro que da luz y calor a la Tierra, y da ritmo a la vida en su superficie

Sin embargo, si observamos el simbolismo del sol a través de las tradiciones y las religiones, tiene un carácter mucho más importante de lo que pensamos.

El sol siempre ha fascinado a la gente, que lo ha adorado.

El simbolismo del sol

En la alquimia, el símbolo del sol y del oro es un círculo con un punto en el centro. Representa el interior con todo lo que gira a su alrededor. Tanto en astronomía como en astrología, el símbolo es el mismo.

Símbolo astronómico de la luna y el sol

El uso de símbolos astronómicos para el sol y la luna se remonta a la antigüedad. Aparecen en los papiros del horóscopo griego como un círculo con un radio para el sol y una media luna para la luna

El símbolo solar moderno, un círculo con un punto en el centro (☉), apareció en Europa durante el Renacimiento.

Estos símbolos también se utilizan en los textos de alquimia, donde el sol representa el oro, la luna la plata, etc.

La rueda del sol

El sol siempre ha fascinado a la gente. En las civilizaciones antiguas, se representa con un círculo con un punto en el centro. Este símbolo nos recuerda el ciclo del sol, desde su salida hasta su puesta.

La rueda solar proviene de la sabiduría de los antiguos. Representa los dos principios universales de lo masculino y lo femenino, el yin y el yang: el hombre y la mujer que se unen y se convierten en andróginos, es decir, creadores a través del pensamiento, el sentimiento, la voluntad y la acción. Y a través de sus acciones, traen el amor, la bondad, la dignidad o bien la estupidez, la destrucción, la nada.

Para nuestros antepasados, el sol era el símbolo de la vida, de la conciencia superior: cuando no está, todo desaparece, no existe nada porque ya no podemos ver nada, y cuando está, todo aparece y podemos dirigirnos.

El sol era el símbolo de la conciencia y la ausencia del sol era el símbolo del hombre que no está fijo, que sueña, que no ve la realidad de las cosas, bañado en ilusiones.

Es esta sabiduría de la rueda del sol, que despierta al hombre a la conciencia superior, y la rueda de las ilusiones, que lo encierra en un mundo muerto.

La rueda de cuatro puntas, conocida en las Escuelas de Misterio como la Rueda del Sol, es uno de los símbolos universales más antiguos y más utilizados. Desde la prehistoria, ha estado presente en muchos pueblos y tradiciones.

Esta rueda de los cuatro elementos se encuentra en la rueda de la medicina de los amerindios, que es un círculo con una cruz en su interior.

También encontramos la rueda solar entre los celtas, a través de la cruz celta, así como entre los vascos, en el lauburu, la cruz con ramas curvas que representa al dios solar Egu.

En la antigua Grecia, se encuentra en la leyenda de Prometeo, que robó una semilla de fuego de la rueda del sol y la devolvió al hombre, al que Zeus le había negado el uso del fuego.

Esta rueda del sol olímpico es también la esvástica, que puede describirse como una cruz de cuatro puntas en forma de la letra griega mayúscula gamma (Γ), de ahí el apodo de "esvástica " que le dieron los nazis.

Casi todos los pueblos antiguos han hablado de esta cruz giratoria.

- Simboliza al dios hindú Ganesh, al que se invoca como la fuerza positiva que elimina los obstáculos. Es uno de los dos símbolos principales del hinduismo, que representa el ciclo de nacimiento, sufrimiento, muerte y renacimiento.
- Para los masones, representa el universo, el centro de la cruz simboliza la estrella polar y las cuatro ramas los cuatro puntos cardinales.
- En el jainismo, simboliza al Tirthankara Suparsva, el séptimo santo, el que ha alcanzado el séptimo nivel de sabiduría.
- En el tibetano, se llama yungdrung, que significa "eterno".
- Es el ideograma chino de "diez mil" o "miríada", que significa eternidad o "corazón de Buda", y en el budismo chino simboliza la realización de los diez mil méritos, que conducen al nirvana.
- En el budismo zen, una rama del budismo japonés, es el " sello de la mente de Buda ". No es raro ver estatuas del Iluminado con una esvástica en el pecho o en la frente.
- La esvástica es utilizada por los navajos como el "tronco giratorio" para los ritos de curación, mientras que entre los hopi representa el vagabundeo de los clanes.
- Este símbolo estaba muy presente en las tradiciones religiosas de varias tribus indias americanas, hasta el punto de que hasta 1940 podía verse en los indicadores de carretera del estado de Arizona, en los Estados Unidos de América.
- El símbolo es tan antiguo que incluso se ha encontrado en Samarra, en cerámicas y monedas que se remontan a Mesopotamia, alrededor del año 5500 antes de Cristo.

Después de que este símbolo representara la Luz, la sabiduría, la eternidad, la iluminación durante siglos en la tierra, llegó un hombre que lo eligió como emblema de su reino del terror: Adolf Hitler.

Desde aquel oscuro episodio de la humanidad en que fue el símbolo del régimen nazi, la esvástica, la rueda del sol, ya no evoca la Luz sino la oscuridad.

Sin embargo, este símbolo no ha cambiado; sólo ha cambiado la forma en que el hombre lo mira, porque ha sido contaminado, manipulado, engañado para no ver la Luz donde está escondida.

¿Dios del Sol o diosa del Sol?

Símbolo de la eternidad, la luz, la vida, la sabiduría, la prosperidad, el calor y la esperanza, el sol se considera en la mayoría de las culturas un elemento masculino. En el taoísmo en particular, es el principio masculino opuesto a la luna, el principio femenino. Esta dualidad se encuentra en el yin y el yang.

En general, el sol se considera un principio masculino y activo

Sin embargo, algunos pueblos nómadas de Asia Central lo consideraban un principio femenino (la Madre Sol), al igual que los japoneses, para quienes el Sol es la kami Amaterasu, la gran diosa, hermana de Tsukuyomi, la kami de la Luna

Incluso en el idioma alemán, el Sol es femenino según su artículo (die Sonne). En la mitología nórdica, los hijos de Mundilfari y Glaur se llaman Sol (diosa del Sol) y Máni (dios de la Luna)

A menudo el Sol representa el poder. Este astro da la vida y si el Sol desapareciera, o incluso si sus rayos dejaran de llegar hasta nosotros, la vida se extinguiría en la Tierra, de ahí el símbolo de la vida (dador de vida). Si el sol no se asocia a un dios, las personalidades lo han asociado a sí mismas, como el rey francés Luis XIV, apodado el Rey Sol (coronado por Dios). Y la familia imperial japonesa afirma que desciende de Amaterasu, la diosa del Sol.

El sol, una deidad entre las deidades

La palabra sol viene del latín sol, solis, que significa estrella y divinidad.

En muchas civilizaciones, está encarnado por un dios. A veces el sol es el guardián del tiempo, como Utu entre los babilonios, a veces el defensor de la justicia, como Shamash entre los sumerios, y ocupa un lugar central entre las deidades.

En la mitología azteca, Huitzilopochtli es a la vez dios del sol y de la guerra y dueño del mundo.

Entre los persas, es Mitra quien se presenta como el espíritu del bien y el organizador del mundo, con sus mil ojos y sus mil oídos. Apolo, en la mitología romana, es el dios de la música y el canto, la belleza masculina y la luz del sol.

Helios, el dios del sol personificado, se representa a menudo con una corona radiante y montando un carro por el cielo.

El símbolo del sol en Egipto: ¿quién es el dios del sol?

La mitología egipcia estableció a Ra, dios del sol, como el más poderoso de todos. Según la leyenda, adopta tres formas diferentes. Khepri, el escarabajo, representa el sol naciente. Ra, el disco solar, representa el sol del mediodía y Atum, un anciano apoyado en su bastón, representa el sol poniente. Cada noche, la diosa del cielo se traga a Ra y le hace navegar en una barca celestial.

Lo que debes saber es que hace más de diez mil años, siete grandes reyes de la Luz vivían en la India, como semidioses que gobernaban la tierra. Se les llamaba "O-Rishis", que significa "Hijos del Sol". Más tarde, los egipcios llamaron al Padre de toda la vida "Osiris", palabra en la que encontramos todos los componentes fonéticos del nombre "Ri-shis".

En efecto, "Osiris" también puede pronunciarse "O-Shi-Ris". Así, Osiris era el Padre de los Rishis, de los Faraones, el que engendra a los Hijos del Sol, como se dice en los Evangelios al hablar de Jesús que recibe el Espíritu Santo en forma de paloma: "Este es mi Hijo amado, hoy lo he engendrado." En Egipto, el faraón recibió el Espíritu Santo y la unción de la realeza en la forma del halcón Horus. Estas imágenes hablan de una ciencia y un conocimiento universales, comunes a las tradiciones de todos los pueblos.

Al llamar "Is-Ra-El" al pueblo de los Hijos de la Luz que abandona el paraíso perdido (Egipto usurpado), Moisés reveló su filiación directa con los antiguos Rishis y también que era un sacerdote de Isis y Osiris, un hijo de Horus, un heredero de la ciencia secreta de los faraones

En efecto, volvemos a encontrar los mismos componentes fonéticos que en los dos nombres anteriores. En una lengua muy antigua, incluso anterior a las de la India y el Egipto antiguos (pero de la que extrajeron su propia lengua), "IS" designa al hombre, "RA" corresponde al Sol y "EL" significa Dios. "Israel" puede traducirse así como"hombre despierto en el Sol de Dios ".

Este era el nombre secreto de los iniciados y sacerdotes de Egipto, de los cuales Moisés era el líder supremo, el único faraón legítimo. Dos mil años más tarde, es Jesús quien se convertirá en este líder supremo, el Sol de Dios que vive en un hombre, como indica su nombre: en hebreo, Jesús-Rey se pronuncia "Ie-shou-a-ra" e Israel, "I-shou-a-ra-el". Es el mismo nombre

El sol como fuente de luz para los celtas

El sol es considerado por los pueblos celtas como la fuente de toda luz. Belenos, el dios del Sol, simboliza la armonía y la belleza. Calienta el alma y el cuerpo y puede curar todos los males

Según Wikipedia, Belenos era honrado el 1 de mayo, durante la fiesta de Beltane, Beltaine o "Beltene" en Irlanda, es decir, "los fuegos de Belenos". Esto marca una pausa en el año, el paso de la estación oscura a la estación luminosa

Durante esta fiesta, los druidas realizaban un ritual que consistía en hacer pasar al ganado por el humo producido por las hogueras, recitando conjuros, para purificarlo y protegerlo de las epizootias. Todos los fuegos rituales estaban en parte asociados a él, empezando por los fuegos de San Juan en el solsticio de verano y los bures conservados por el campesinado en tiempos merovingios en época de carnaval.

En esta última ocasión, los vigorosos saltos de los danzantes sobre el hogar colectivo anunciaban la altura de la cosecha (cereales, lino, etc.) que se iba a recoger. Cabe señalar que el tamaño del tallo (de ahí la paja) se atribuía a Lug o a la Luna, mientras que el tamaño del grano se atribuía a Belenos/Grannos.

Todos los santuarios dedicados a la luz o al culto solar estaban en sus dominios. Su culto parece haber sido importante en todo el mundo celta, ya que se han encontrado inscripciones en muchos territorios galos.

El culto romano al sol

Sol invictus, que significa "sol invicto" en latín, es una deidad solar cuyo culto apareció en el siglo III en la antigua Roma. Proclamada por el emperador Aureliano como principal patrona del Imperio Romano, se celebra cada año el 25 de diciembre, día del solsticio de invierno. Esta celebración, llamada "día del nacimiento del sol invicto", prolonga el periodo de las Saturnalias, una antigua fiesta que era la más importante de Roma.

Posteriormente, el emperador Constantino convirtió el domingo en el "Día del Sol", un día de descanso en homenaje al Sol Invictus. El cambio del Imperio al cristianismo en el siglo IV transformó la fiesta del Sol Invictus en una fiesta del nacimiento de Jesús.

El símbolo del sol en la India

En la religión hindú, que es politeísta, el dios Sol está encarnado por Surya

En el hinduismo, Sūrya (de la raíz sánscrita sur o svar, brillar) es el dios del sol, hijo de Āditi y Kashyapa. Tiene cuatro esposas, Samjnâ, conocimiento, Râjnî, soberanía, Prabhâ, luz y Châyâ, sombra. Es el padre de Manu, el primer hombre y el legislador de la humanidad, pero también de Yama, el dios de la Muerte, y de Yamî, que, tras su muerte, se convertirá en el río Yamunâ, uno de los tres ríos más sagrados del hinduismo.

Fuente de energía y luz, envuelve la tierra y pone en movimiento a los seres y las cosas.

La mitología india cuenta que cada día cruzaba el cielo acompañado de Ushas, que representa el amanecer. Su brillo y su calor alimentaban, pero también podían destruir a los seres. Era tan deslumbrante que su esposa decidió dejarlo.

En la iconografía india, Surya se presenta como un joven aureolado por el disco solar, conduciendo un carro de luz tirado por 7 caballos. Representan los 7 días de la semana.

El mito de los diez soles en China

El ciclo del Sol ha inspirado muchas otras leyendas. Un mito chino cuenta que en la creación del mundo había 10 soles. Eran los hijos de Jun, el dios del cielo, y vivían juntos en un árbol gigante. Cada día, uno de ellos podía subir a la cima del árbol. Luego partía en un carro tirado por seis dragones para hacer una ronda en el cielo. Entonces se uniría a sus hermanos al pie del árbol gigante y caería la oscuridad.

Un día, los diez soles decidieron salir y marcharse juntos. Infligieron un calor insoportable a la humanidad y provocaron sequías. Aparecieron los monstruos y la gente pasó hambre. Jun se apiadó y envió a su mejor arquero para que acabara con la vida de sus hijos descarriados. Uno de ellos, afortunadamente, se salvó.

Si todos los pueblos han adorado al sol, no es realmente por casualidad

El Sol representa el mundo divino porque es la única estrella de nuestro sistema solar que ha permanecido fiel: siempre es luminosa, no se ha vuelto densa, no es realmente materia. Es la fuente de toda la existencia, de toda la creación. Todo viene de él. Sin él, no hay nada.

Así que aquí tienes una oración de invocación para conectarte con el sol.

Oración de invocación al sol

"Oh Madre (Naturaleza), quiero acercarme al Sol en la pureza y autenticidad
de mi verdadero ser, él, el rey
de luz, amor y verdad. Que mi pensamiento sea la extensión
y la manifestación de su luz aquí abajo. Que mi corazón y mis sentimientos
llenarse de su calor.

Que mi voluntad esté de acuerdo
con la fuerza creativa de la armonía del Sol. Quiero estar en la tierra como el Sol
en el cielo, radiante y poderoso.

"Tú, Sol, que te elevas sobre el mundo para disipar toda la oscuridad,
para triunfar sobre la muerte y dar vida a todos los mundos, enséñame la grandeza, la pureza,
la verdadera sabiduría que puede habitar
y vivir a través de este texto. Ilumíname, para que me convierta en
un hijo del Sol"

Amin


Ahora siéntate en la Madre en meditación.

Abre todo tu ser para que se despierte en ti la luz en tu mente, el calor en tu corazón y la vida pura en tu vientre, en tu voluntad y en cada célula de tu cuerpo.

Percibe la gran aura de luz del Sol (preferentemente naciente) que lo abraza y lo envuelve todo.

Entre en ella como si entrara en un templo mágico, invisible y sin embargo perfectamente real. Despierta a la fina percepción de los dos mundos: un mundo burdo y limitado en el que estás confinado y no puedes respirar, y el otro mundo, el de la Luz infinita. En realidad son dos mundos, y si entras en uno o en otro, no estarás en el mismo estado en absoluto

Hazlo plenamente consciente y evidente en todo tu ser.

Mandala para conectar con el sol

El mandala del optimismo es una verdadera evocación del símbolo del sol y, por sí mismo, nos ilumina con sus flamantes rayos

Nos hace conscientes de que todo es para bien en el mejor de los mundos. Pero, ¿cómo puedo creer esto cuando todo lo que me rodea es infelicidad, dolor, miseria, hipocresía...?

Nos dice que si nuestra intención es bella, nos llenaremos de Dios. Si nuestro trabajo es bueno, seremos bendecidos con la Luz.

Cuando la vida de los hombres te atormenta, no bajes la mirada y no te alimentes de las fuerzas inferiores de la tierra. Mantén siempre la mirada alzada hacia el cielo e incluso en la tormenta, recuerda tu ideal que hace que tu alma viva y tu corazón cante.

Esa es la verdadera fuerza.

La última palabra

Mira el sol de la mañana con autenticidad y tu cara se iluminará, tu corazón cantará, tu cuerpo querrá bailar. El sol es un artista en su alma y la tierra es su pintura. ¿Quién puede negar que el sol es el creador de todos los colores y que juega con ellos maravillosamente?

Es porque es un artista que despierta al artista que hay en ti. Así, produce fuera de sí mismo lo que realmente es en su interior. Así, en su luz, en su calor, en su vida, queremos reír, cantar, bailar, celebrar la vida. El sol tiene ese poder de relajar tu rostro y expandir tu corazón.

Entonces se despierta la sonrisa, la risa, se expresa la alegría, se manifiesta la creatividad. ¿Qué es la risa? Una extensión de la sonrisa que proviene de una dilatación del corazón tocada por un rayo de sol. Así es la vida. Los seres de aspecto triste se han aislado del artista-sol y de su conciencia superior. Sus corazones están cerrados a sus rayos, de modo que no puede salir de ellos ningún color, ningún sabor. Son serios, es decir, han "exprimido la risa" (ser-ri-eux), han comprimido su alma y han tomado el miedo como maestro e ideal. Tener miedo y asustar.

Y tú, ¿qué elección haces?

Los mandalas vibratorios son hijos del artista-sol y es su mensaje el que quieren difundir en el mundo y ver florecer en el corazón de cada uno.

Este es el final de este artículo. Espero que te haya gustado, no dudes en comentar, compartir y suscribirte a nuestro boletín para estar informado de futuros lanzamientos.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

Y si quieres ir más allá en el descubrimiento de los símbolos, bienvenido a este espacio/tienda dedicado a la geometría sagrada.

Fuentes :

Artículo de Claire Guichard en Bio Contact, julio-agosto de 2022

La roue du soleil, Éditions Essénia

Share

Añadir un comentario