Inicio

Search on blog

El misterio de las figuras geométricas

- Categories : Todo sobre símbolos

Durante mucho tiempo, las figuras geométricas se consideraron simples figuras sin vida (igual que se pueden estudiar en matemáticas...). El problema es que esto ha contribuido a degradar su significado original, su profundidad y su verdadero simbolismo. Sin embargo, es importante darse cuenta de que estas formas elementales son mucho más que simples construcciones matemáticas: son los fundamentos mismos del universo y de los principios que lo rigen.

Para Omraam Mikhaël Aïvanov, como para otros, las figuras geométricas no son simples entidades abstractas descritas por teoremas matemáticos. Representan símbolos vivos, claves para comprender los misterios del universo y de la conciencia humana. En su visión, cada línea, cada ángulo, cada forma geométrica encierra un significado profundo, una resonancia con las leyes cósmicas que rigen la existencia. Para Aivanov, explorar las figuras geométricas es como ahondar en los secretos de la armonía universal, descubrir las verdades ocultas tras las apariencias materiales. Desde esta perspectiva, los triángulos, los círculos, los cuadrados y otras formas tienen una importancia espiritual, y ofrecen enseñanzas preciosas a quienes están dispuestos a comprenderlas.

En este artículo, le invito a olvidar todos los conceptos que aprendió sobre las figuras geométricas en la escuela y a redescubrir su verdadera esencia, rica en significados espirituales, simbólicos y filosóficos.

Como dijo Omraam Mikhaël Aïvanov,"Es importante estudiar los símbolos, porque el símbolo es el lenguaje de la propia Naturaleza. Pero para la mayoría de la gente, este lenguaje sigue siendo indescifrable".

¿Qué es una figura geométrica? Definición

Si tuviéramos que resumir lo que es una figura geométrica, desde un punto de vista puramente básico (sin la sabiduría), diría que una figura geométrica es una representación visual de una forma en el espacio matemático. Estas formas pueden ser tan simples como líneas rectas o círculos, o tan complejas como polígonos, poliedros o curvas. Las formas geométricas son la base de muchos conceptos matemáticos, como la medición, la geometría analítica, la trigonometría y la geometría euclidiana. Se utilizan para describir y analizar objetos en el espacio, así como para resolver problemas matemáticos y aplicar principios geométricos a diversas áreas de la ciencia y la ingeniería. En resumen, no es mucho de lo que estudiamos en el colegio (¡si es que lo recuerdas!).

En esoterismo, la definición es bastante diferente, ya que una figura geométrica no es sólo una forma abstracta o matemática, sino que se considera un símbolo cargado de significados espirituales y místicos. Estas figuras se interpretan más allá de su apariencia física para revelar verdades ocultas sobre la naturaleza del universo y de la humanidad. Por ejemplo, el círculo puede representar la eternidad y la unidad, el cuadrado la estabilidad y el orden, el triángulo el equilibrio y la trinidad. Ya te haces una idea.

Desde un punto de vista esotérico, cada forma geométrica se convierte en un portal, una puerta, hacia una comprensión más profunda de los principios cósmicos y espirituales. Por este motivo, se utilizan a menudo en meditación, visualización y otras prácticas espirituales para fomentar la conexión con realidades superiores y estimular el crecimiento personal y espiritual. De este modo, una figura geométrica en esoterismo va más allá de su aspecto matemático para convertirse en una poderosa herramienta de exploración interior y transformación espiritual.

¿Cuáles son las figuras geométricas simples y su simbolismo?

Simbolismo del punto

El punto no es una figura geométrica, pero verás por qué es importante hablar de él a continuación.

Es cierto que un punto puede parecer algo pequeño y sin pretensiones, la primera marca en una hoja en blanco. En este caso, el punto es un comienzo. Pero, ¿ves lo que acaba de pasar ahí? El punto, elemento esencial en la estructura de la frase, la ha cerrado, convirtiéndola en símbolo del final.

Por consiguiente, el punto es a la vez un origen y una conclusión, que abarca todas las posibilidades del Universo en su interior, una semilla llena de potencial y un símbolo del Ser Supremo.

El punto es el punto de la creación, por ejemplo donde se cruzan los brazos de la cruz. El punto también se denomina bindhu, que significa "gota". El bindhu es un símbolo del Absoluto, marcado en la frente en el lugar del tercer ojo, el lugar que se cree que es la sede del alma. La presencia de puntos en un símbolo puede significar la presencia de algo más. Un punto en el centro de la estrella de David señala la quintaesencia o quinto elemento. También evoca la noción de espacio. Los puntos decorados que rodean las puertas de los templos orientales no son simples adornos, sino que tienen un significado particular para los fieles. Los puntos aparecen con frecuencia de este modo, actuando como una especie de taquigrafía de los principios de una fe. En el símbolo jainista, por ejemplo, los puntos representan las tres joyas del jainismo. Los puntos en cada mitad del símbolo yin-yang unifican las dos mitades: un punto es "yin", el otro "yang". Juntos, demuestran la interdependencia de fuerzas opuestas.

simbolismo del punto

"Los iniciados siempre han enseñado la importancia de un centro con el que el hombre debe relacionarse siempre, porque saben que si no hay un punto central en torno al cual giren las partículas, los átomos y los mundos, todo se desmorona: es el caos". O.M. Ivanhov en "El lenguaje de las figuras geométricas"

Simbolismo del círculo

El siguiente símbolo mágico lógico es el círculo. Ampliación del punto, el círculo representa el espíritu y el cosmos. Además, el propio círculo se construye a partir de "algo" (la línea ininterrumpida) y "nada" (el espacio dentro y fuera de esa línea). El círculo unifica así el espíritu y la materia. La propia estructura es de una gran solidez: pensemos en la forma cilíndrica de un faro, construido así para resistir los ataques más feroces de un mar embravecido. La fuerza física y espiritual de este símbolo se debe a que el círculo perfecto no tiene principio ni fin; es inexpugnable. Este poder es la razón por la que el círculo se utiliza en prácticas mágicas como el lanzamiento de hechizos. El círculo mágico crea una fortaleza de protección psíquica, un refugio físico y espiritual donde no pueden entrar entidades no deseadas o no invitadas.

Hermes Trismegisto dice del círculo: Dios es un círculo cuyo centro está en todas partes y cuya circunferencia no está en ninguna. ¿Dónde habría visto el hombre antiguo los círculos más importantes? Evidentemente, el Sol y la Luna. Como el Sol, el círculo es masculino, pero cuando se trata de la Luna, es femenino. Como el paso del tiempo está marcado por el viaje del Sol, la Luna y las estrellas en órbita alrededor de la Tierra, el círculo es un símbolo del paso del tiempo. En esta forma, aparece generalmente como la rueda. Como el círculo no tiene divisiones ni lados, también es un símbolo de igualdad. La mesa redonda del Rey Arturo era el mueble ideal para la camaradería de los caballeros, cada uno de los cuales era igualmente importante. Del mismo modo, el Dalai Lama tiene un Consejo "circular".

El círculo, símbolo omnipresente en todas las culturas y a través de los tiempos, encarna el sol, fuente de vida en la Tierra. Evoca la unidad, la plenitud, la iluminación, el ciclo de la vida y el renacimiento, la rueda de la vida, la piedra filosofal y, en muchas tradiciones religiosas, el ojo que todo lo ve.

Al representar un significado universal, el círculo bien podría ser la primera forma dibujada por la humanidad, bajo la influencia del sol. Sin principio ni fin, simboliza la eternidad, la perfección, la divinidad, el infinito, la culminación y el orden cósmico supremo. Refleja los ciclos del mundo natural, encarna la unidad e ilustra el ejemplo de la Mesa Redonda del Rey Arturo.

A menudo representado como un dragón o una serpiente que se muerde la cola (el Ouroboros), el círculo representa la eternidad y el ciclo infinito del cambio. La cruz circular, presente en muchas obras religiosas, se considera un ejemplo de cuadratura del círculo.

En forma de rueda, el círculo simboliza el movimiento. La Rueda del Dharma, un símbolo budista, representa las enseñanzas en constante expansión de Buda. La rueda de oración tibetana contiene una oración infinita en su cilindro. Asociada a la buena fortuna por su movimiento, la Rueda de la Fortuna encarna este aspecto del círculo.

Según Carl Jung, el círculo representa los procesos naturales, el cosmos y los ciclos del universo, mientras que el cuadrado simboliza el universo tal y como el hombre lo concibe y lo proyecta.

Simbolismo del cuadrado

Considerado como la primera forma inventada por el hombre, el cuadrado representa el Universo creado frente a las dimensiones espirituales representadas por el círculo. El cuadrado representa la Tierra y los cuatro elementos. Platón describió el cuadrado, al igual que el círculo, como "absolutamente bello en sí mismo". Al igual que la cruz, el cuadrado está asociado al número 4. Un cuadrado tiene cuatro esquinas. Un cuadrado tiene cuatro esquinas; hablar de las "cuatro esquinas de la Tierra" es algo anómalo, ya que la Tierra es redonda, sin esquinas. Todo el simbolismo del número 4 está englobado en el cuadrado, y es interesante observar que, al igual que el cuadrado representa el Universo creado, en la fe hebrea, el Santo Nombre del Creador está formado por cuatro letras.

El cuadrado proporciona al hombre un punto de referencia estático y seguro, así como una forma estable e inmóvil, a diferencia del movimiento continuo del círculo. Los templos y edificios sagrados se construyen a menudo en forma de cuadrado, sólidamente diseñados para alinearse con los cuatro puntos cardinales. La Kaaba de La Meca es un buen ejemplo, al igual que la base de la estupa budista. Los altares también son cuadrados. Las formas cuadradas definen los límites y crean fronteras; hablar de alguien como "cuadrado" significa que es fijo e inmutable.

Según Pitágoras, el cuadrado era sinónimo de perfección, encarnaba la robustez y la estabilidad, por oposición al círculo, que simbolizaba el Cielo. Divisible en dos partes iguales, el cuadrado puede subdividirse en múltiplos de dos. Cuando se inscribe con una cruz, se rompe en ocho triángulos, evocando los ocho puntos cardinales y las cuatro esquinas del mundo.

En el antiguo Egipto, el jeroglífico cuadrado representaba la plenitud. En el budismo, el cuadrado o cubo forma la base de la estupa y simboliza el plano terrenal de la existencia. También forma la base del templo hindú y de todas las demás estructuras sagradas. El cuadrado se considera el arquetipo y modelo del orden universal, así como la referencia en términos de proporciones. El uso de la expresión "cuadrado" es una promesa talismánica de estabilidad y permanencia.

Simbolismo del triángulo

El simbolismo del triángulo, como forma, se basa en el número 3. Por lo tanto, representa elementos como la Santísima Trinidad y la Triple Diosa. Por lo tanto, representa elementos como la Santísima Trinidad y la Triple Diosa, ambos basados en el número 3. Además, en muchas tradiciones religiosas y esotéricas, el triángulo evoca la Trinidad o triple divinidad, a menudo simbolizando al Padre, el Hijo y el Espíritu Santo en el cristianismo, o los tres aspectos de la divinidad en otros sistemas de creencias. También representa el equilibrio entre lo divino, lo humano y lo espiritual.

El triángulo también puede interpretarse como representación de los tres componentes del ser humano: cuerpo, mente y alma. Refleja la idea de armonizar estos tres aspectos para alcanzar un estado de integridad y plenitud.

En su libro "The Language of Geometric Figures" (El lenguaje de las figuras geométricas), Omraam Mikhael Aïvanhov señala que el triángulo es la unión de los principios masculino y femenino para dar lugar a un tercer principio. Curiosamente, señala que sólo el triángulo equilátero nos da la idea de la armonía perfecta porque expresa la armonía entre los tres principios: ninguno se ha desarrollado a expensas de los otros. Es el símbolo del ser humano armoniosamente desarrollado y es también el símbolo de la Divinidad.

Como forma geométrica, el triángulo se asocia a menudo con la estabilidad y el poder. Su estructura triangular le confiere una solidez que lo convierte en símbolo de fuerza y resistencia.

A veces, el triángulo también puede representar el proceso de evolución humana y crecimiento espiritual. Los tres lados del triángulo simbolizan el viaje del iniciado a través de las etapas de purificación, iluminación y unión con lo divino.

En la alquimia y otras tradiciones esotéricas, el triángulo se utiliza a veces para representar los cuatro elementos: tierra, aire, fuego y agua. De este modo, encarna la armonía y el equilibrio entre estas fuerzas cósmicas.

los cuatro elementos

Los triángulos aparecen en muchos signos y símbolos diferentes.

En la antigüedad, el triángulo se consideraba sinónimo de luz, y sus significados varían según la dirección en que esté orientado. Cuando se apoya firmemente sobre su base, es un símbolo masculino y viril, que representa el fuego. En la otra dirección, se convierte en el elemento agua, en forma de cáliz, emblemático de los poderes femeninos. En equilibrio sobre su punta, el triángulo representa también el yoni (órgano genital femenino), reforzando el aspecto de Diosa.

El triángulo equilátero es una forma armoniosa, utilizada para indicar poderes superiores, proporcionando un marco, por ejemplo, para el ojo de Dios que todo lo ve. Símbolo de fuerza, el triángulo refuerza los ángulos del cuadrado, tanto física como metafísicamente. La forma sólida del triángulo también aparece en las posturas yóguicas, por ejemplo en la Trikona Asana o Postura del Triángulo.

El triángulo es místico y divino porque es portador de la trinidad, la resurrección y la luz. De hecho, en referencia al principio solar, se encuentra en la pirámide. Según su orientación, es masculino (fuego, cielo) o femenino (agua, infierno). Su cúspide es un lugar de espiritualidad.

Todos conocen el hexagrama, la estrella de 6 puntas también conocida como el Sello de Salomón.

Esta figura está formada por dos triángulos que se cruzan: el triángulo que apunta hacia abajo representa el principio masculino, y el triángulo que apunta hacia arriba representa el principio femenino. ¿Por qué? Porque el principio femenino, la materia, está siempre vuelto hacia el cielo, hacia el espíritu; espera que el espíritu venga a fecundarla, a animarla.

El principio masculino, el espíritu, está vuelto hacia abajo: desciende hacia la materia para aportarle todo lo que posee.

El Sello de Salomón es el símbolo de todos los seres que han logrado desarrollar y equilibrar en sí mismos los dos principios, masculino y femenino, emisivo y receptivo.

Unas palabras finales

Espero que este artículo le haya ayudado a comprender las formas geométricas más allá de su simple construcción matemática Estas figuras tienen un profundo significado espiritual en muchas tradiciones esotéricas. Proporcionan claves para comprender los misterios del universo y de la conciencia humana.

Ya sea el círculo, que representa la eternidad y la unidad, el cuadrado, que simboliza la estabilidad y el orden, o el triángulo, que evoca la trinidad y el equilibrio divino, cada forma geométrica ofrece una puerta a una comprensión más profunda de nuestra existencia y de nuestra relación con el cosmos.

Meditando en los símbolos, dándoles vida en tu interior y explorando sus significados ocultos, puedes encontrar inspiración, guía y despertar a niveles superiores de conciencia. Solía decir que los símbolos pueden ser herramientas y compañeros maravillosos porque nos muestran cómo debemos ser realmente. Son herramientas inestimables para tu crecimiento espiritual y tu búsqueda de la verdad en este complejo y maravilloso mundo nuestro.

Si le ha gustado este artículo, no dude en comentarlo, compartirlo y suscribirse a nuestro boletín para estar informado de futuras ediciones.

Suscríbase a nuestro boletín

Fuentes

Les symboles mystiques, Éditions Véga
Le langage des symboles géométriques, Éditions Prosveta

Share this content

Add a comment