Inicio

Search on blog

¿Cómo purificarse eficazmente con agua?

- Categories : Salud y bienestar

La importancia de purificarnos puede escapar a veces a nuestra percepción, nuestros hábitos de vida y nuestra educación no siempre revelan su importancia. Sin embargo, nuestras vidas son a menudo agitadas, llenas de muchas cosas que no son realmente útiles o benévolas para nosotros, y que conducen a la acumulación de impurezas tanto en nuestro cuerpo físico como en las esferas más sutiles, pero igualmente tangibles, de nuestros pensamientos, emociones y deseos.

Purificarse puede convertirse en una fuente de bienestar, salud y curación, una fuerza liberadora que permite afrontar los retos de la vida con mayor ligereza, centrado, libertad y serenidad. Purificarse es un acto sencillo pero poderoso, un acto mágico, una forma de vida, pero también una forma de ver el mundo y de reaccionar ante él. El agua tiene la capacidad de ser, de vivir y de purificar a todos los niveles. Purificar a través del agua es despertar nuestra conciencia a la divinidad del agua y dejar que actúe transformándonos, liberando, limpiando y sanando nuestro ser de todas las impurezas, residuos y toxinas acumuladas tanto externamente, en nuestro cuerpo físico, como internamente, en las esferas más sutiles.

Purificarnos es redescubrir la ligereza, aceptar la necesidad de transformación y sanación en el día a día, aceptar limpiarnos para que lo que emane de nosotros sea un florecimiento, una alegría, una dulce fragancia, un sabroso fruto para los planos superiores y un beneficio para los que nos rodean.

Existen varias formas de purificarnos utilizando el agua. El agua tiene la capacidad de actuar de muchas maneras, en diferentes formas y en diferentes planos. Puedes purificar tu cuerpo, tus pensamientos, tu estado de ánimo, tus emociones...

Para actuar en todos estos niveles de tu ser, te recomendamos sumergirte en la naturaleza, zambullirte en un río o permanecer bajo la ducha natural de una cascada. La naturaleza está llena de hermosas fuerzas curativas y purificadoras. También puedes llevar a cabo una serie de acciones conscientes que te ayudarán a purificarte:

- Bebe un vaso de agua tibia para estimular la eliminación de toxinas y favorecer la circulación de los flujos energéticos.
- Adopta una postura cómoda para meditar y visualizar la eliminación de las energías negativas.
- Practicar ejercicios regulares para favorecer el proceso de limpieza del cuerpo y del sistema digestivo.
- Realizar rituales de purificación con una vara de salvia para ahuyentar a los espíritus malévolos y purificar el espacio vital.
- Utilizar aceites esenciales en un rincón de la habitación para crear un purificador natural y eliminar los malos olores.
- Tomar un baño con sal de Epsom para relajar la piel, calmar los músculos y ayudar a eliminar toxinas, en particular el ácido úrico.
- Consumir alimentos desintoxicantes como la linaza para favorecer una digestión sana y eliminar las impurezas del organismo.

A lo largo de este artículo, descubrirás una serie de herramientas y consejos sencillos y accesibles sobre cómo incorporar gradualmente este arte de purificación a tu vida.

Quiero hablarte de este tema porque todos nos enfrentamos a periodos complejos de nuestras vidas en un momento u otro. A veces nos sentimos tristes, oprimidos o faltos de motivación para llevar a cabo nuestras tareas cotidianas. Todos pasamos por estas fases, sin excepción.

¿Y si pudiéramos cambiar todo eso?

¿Cómo purificar, limpiar y desintoxicar el organismo?

Hay muchas maneras de purificar y desintoxicar tu cuerpo. Enumeraré los que se me ocurren naturalmente, pero hay muchos otros.

En primer lugar, bebe mucha agua, ¡especialmente por la mañana! Al mediodía tu orina debería ser clara. ¡Este es mi naturópata hablando! Beber agua energizada por símbolos de geometría sagrada durante todo el día favorece la eliminación de toxinas y el mantenimiento de una buena hidratación corporal.

A continuación, concéntrese en alimentos frescos y ricos en nutrientes, como frutas, verduras, cereales integrales y proteínas magras. Evite los alimentos procesados y los alimentos con alto contenido de azúcares añadidos.

Todos sabemos que la actividad física ayuda a estimular la circulación sanguínea, eliminar toxinas mediante la sudoración y mantener un peso saludable. Así que, siempre que tengas la oportunidad, ¡da un pequeño paseo!

Hablo de esto en muchos artículos: las técnicas de respiración y meditación pueden ayudar a desintoxicar el cuerpo eliminando el dióxido de carbono y estimulando la circulación linfática.

Y por último, tomar baños o duchas calientes. De hecho, el calor ayuda a abrir los poros de la piel, lo que permite la eliminación de toxinas mediante la transpiración. Puedes agregar sal de Epsom o aceites esenciales a tu baño para obtener un efecto relajante y purificante. ¡Y no olvides que una ducha fría también es una excelente manera de purificarte y ahuyentar las malas vibraciones!

Personalmente, también intenté limpiar el hígado y la vesícula biliar utilizando el método del Dr. Clark. Un método muy eficaz para limpiar y desintoxicar, ¡pero hay que estar motivado para hacer este tratamiento! Busque consejo de un médico si es necesario.

Los beneficios de una ducha fría: testimonio

"Un día me propuse el objetivo de finalizar cada una de mis duchas con una ducha fría, para así limpiarme, purificarme y tonificar mi cuerpo.

Inicialmente, esta decisión me pareció sencilla de implementar. Sin embargo, rápidamente me di cuenta de los hábitos arraigados en mí, que serían difíciles de cambiar. No fue tan inofensivo como se esperaba: unos momentos de frescor en la piel, evitando al principio con cuidado la cabeza y el cuello para acostumbrarse.

¡Pero fue todo lo contrario! Las primeras duchas fueron agotadoras, hasta el punto que me costó encontrar la motivación para ducharme. Había una barrera que superar, una resistencia que superar cada vez, porque sabía que al final de la ducha me esperaba agua fría. ¡Era una certeza para mí!

Como ocurre con cualquier objetivo, había que transformar los hábitos. El hábito del confort de una ducha tibia o caliente estaba fuertemente arraigado en mí, y su transformación encontró gran resistencia.

Sin embargo, perseveré. Me comprometí firmemente a terminar siempre mis duchas con una ducha fría, ¡cueste lo que cueste! En el fondo sabía que me hacía sentir bien, me limpiaba, me daba energía y me sacaba de mi letargo diario.

A lo largo de esta práctica diaria, después de varias semanas o incluso meses, me di cuenta de que podía disociar esta sensación de frío corporal de mi ser.

La mayoría de nosotros experimentamos este sentimiento en nuestra infancia. Un niño, naturalmente, no siente frío porque vive el momento presente; sólo el momento presente cuenta. Descubre cosas sin prejuicios ni hábitos. Sin embargo, esa capacidad de vivir el momento, de maravillarse, muchas veces se pierde a medida que crecemos, porque afrontamos la vida con bagajes, miedos, hábitos, y ese fue mi caso.

Durante una ducha fría, que dura sólo de unos segundos a un minuto, el cuerpo se apodera y se produce un despertar completo que permite romper hábitos e impurezas. Unos momentos más tarde, el cuerpo se calienta y compensa este estado de frío temporal. Sólo nuestros pensamientos, nuestros hábitos, nos hacen creer que este acto es difícil de soportar.

Después de seis meses de práctica diligente, recuerdo haber dudado a menudo, hasta el último momento, en tomar una ducha fría. Finalmente, con determinación, siempre logré mantener esta disciplina y encontré la felicidad de estar despierto, libre de preocupaciones diarias después de la ducha.

Si no es posible la aplicación en todo el cuerpo, ya sea por motivos médicos o de otro tipo, también es posible empezar por los pies, las piernas o los brazos... La parte más delicada es el cuello y la cabeza, porque provoca un auténtico despertar. de uno mismo, permitiéndonos deshacernos de lo que no nos pertenece."

Limpieza energética y purificación espiritual

La limpieza energética y la purificación espiritual son prácticas destinadas a eliminar las energías negativas y restablecer la armonía y el equilibrio interior. He aquí algunos métodos utilizados habitualmente con estos fines:

Meditación y visualización

Ya he tratado este tema en varios artículos del blog.

La meditación y la visualización son prácticas poderosas para explorar y purificar la mente, al tiempo que favorecen una relajación profunda y la conexión con nuestra esencia interior. Cuando meditamos, nos sumergimos en un estado de calma y presencia, en el que podemos observar nuestros pensamientos sin apegarnos a ellos. Esto nos permite disolver tensiones mentales y emocionales, al tiempo que cultivamos la paz interior.

La visualización es una técnica en la que utilizamos nuestra imaginación para crear imágenes mentales positivas e inspiradoras. Al visualizar escenas de bienestar, curación o éxito, reforzamos nuestras intenciones y activamos procesos de transformación profunda en nuestro ser. Estas prácticas combinadas pueden ser herramientas inestimables para purificar nuestro espíritu, elevar nuestra conciencia y manifestar la realidad que deseamos.

Los lienzos impresos con símbolos de geometría sagrada pueden ser herramientas inestimables para ayudar a la meditación y la visualización. La geometría sagrada se basa en formas geométricas que se consideran patrones universales de la naturaleza y el universo. Estos símbolos tienen un significado profundo y pueden utilizarse para equilibrar y armonizar la energía, así como para fomentar la concentración y la introspección durante la meditación.

Cuando estos símbolos se colocan en un espacio de meditación, actúan como puntos focales para la mente. Al concentrarse en estas formas geométricas durante la meditación, se puede entrar en un estado de calma mental más rápida y profundamente. La contemplación de estos símbolos también puede estimular la imaginación y facilitar la visualización creativa.

Rituales de purificación

Todos conocemos los rituales de purificación que utilizan salvia blanca, palo santo o incluso incienso. Son prácticas ancestrales utilizadas para eliminar energías negativas de un espacio o de una persona. Quema estas hierbas o resinas sagradas y purifica el aire. Esto te hará sentir mejor en casa y elevará tus vibraciones espirituales.

En litoterapia, determinados cristales y piedras preciosas, como el cuarzo transparente, la amatista y la turmalina negra, son especialmente reconocidos por sus propiedades purificadoras y de protección energética. Cuando los usas o los colocas en tu entorno, puedes beneficiarte de sus efectos beneficiosos.

También existen determinadas prácticas energéticas como el reiki, el qi gong y el tai chi que pueden utilizarse para reequilibrar los centros energéticos (chakras) del cuerpo y liberar bloqueos emocionales.

Y no necesariamente pensamos en ello, pero la oración y la intención son herramientas poderosas para la purificación espiritual. Cuando oras o estableces una intención clara de liberación y curación, puedes invitar a las fuerzas divinas a que te ayuden en tu proceso de purificación.

Y por último, considera limpiar y organizar tu entorno físico, podrás eliminar energías estancadas y crear un espacio propicio para la paz y la claridad mental. Como dice el refrán: “mente sana en cuerpo sano” (siendo el cuerpo tu hogar o tu espacio de trabajo).

¿Cómo podemos limpiarnos de malas energías y ondas?

Bebe conscientemente un vaso de agua

Puede parecer una idea descabellada, ¡pero a veces los métodos más sencillos son los más eficaces!

Tómate un momento para relajarte y alcanzar ese lugar de profunda serenidad que hay dentro de ti.

Antes de saciar tu sed con un vaso de agua, previamente colocado sobre un disco armonizador o un plato energizante, recita mentalmente estas palabras:

"Que esta agua, procedente de la fuente primordial, sea bendecida y despierte en mí la llama sagrada de mi ser esencial y eterno."

También puedes expresar estas palabras:

"Agua pura y divina, transmite mi mensaje de esperanza, amor y apoyo a cada célula de mi ser: colabora para vivificar, purificar, armonizar y santificar, para que la luz divina encuentre su hogar en mí y toda oscuridad se aleje"

"Agua clara y límpida, como el origen de los orígenes, entra en mí y purifica mi cuerpo"

beber agua conscientemente

Lavarse conscientemente

Ducharse no es sólo refrescarse o lavarse el cuerpo, también es una oportunidad para renovarse en profundidad, acoger nuevas ideas, pensamientos frescos, inspiraciones, energías curativas y revitalizantes. Es importante ducharse con conciencia, invocando las fuerzas más beneficiosas, utilizando productos de calidad y tomando las precauciones adecuadas.

Ducharse puede trascender el acto automático para convertirse en una meditación activa, una expresión sagrada, un ritual de despertar y creatividad, una verdadera filosofía de vida. En el pasado, la gente se lavaba y regeneraba en cascadas y saltos de agua naturales, imbuidos de poderosas vibraciones y energías puras. La combinación de agua, piedras, aire y sol ofrecía una regeneración profunda y una purificación intensa.

El agua, como elemento divino, encarna la claridad de la conciencia y posee el poder intrínseco de limpiar, purificar y sacralizar. Así pues, podemos invocar la bendición, la pureza y la curación a través de las inteligencias presentes en el agua, el jabón y el champú, para que nos liberen y purifiquen tanto en el plano físico como en el sutil.

como purificarse

¿Cómo puedo purificarme fácilmente? Ritual de purificación del agua

Practico este método desde hace años y me parece el más sencillo y eficaz.

Siempre que tengas ocasión, ponte cómodo junto a un arroyo o un río. Siéntate sobre una piedra o al pie de un árbol y deja que el canto del agua te envuelva, penetre en ti y te rodee con su aura luminosa. El agua canta y baila dentro de ti. Se lleva consigo todo lo que es pesado, tenso e impuro, limpiándote, liberándote y purificándote. Puedes sentir que te lava con su flujo regular, su movimiento, su murmullo sagrado. Siente que a tu alrededor tu aura se limpia, tus pensamientos se aclaran, tu corazón se abre. Estás completamente purificado, tu alma es luz, se funde con el agua en perfecta armonía.

En este momento, tengo la costumbre de ir a un río que cae en cascada desde las montañas. El poderoso sonido de sus tumultuosas aguas me recuerda al de una lavadora, eliminando todas las impurezas de mi ser. Si te sientes confuso, malhumorado o enfermo, una visita a un río te dejará limpio y revitalizado.

¡Pruébalo y cuéntame en los comentarios cómo te has sentido después!

En general, el elemento agua aporta beneficios a varios niveles: físico, psicológico y espiritual. El agua limpia, calma, purifica y cura muchas de las heridas del alma.

Sin embargo, si quieres que la limpieza sea efectiva y la purificación tenga lugar, necesitas mantener tu mente fuera del mundo manifestado de formas y conceptos. Necesitas entrar en un verdadero estado de meditación, en el que tu mente pueda escapar.

Compartiré contigo algunos consejos: imagina que tus pensamientos y preocupaciones son como barro que está atascado dentro de ti y a tu alrededor. El agua del río entra en ti por la parte superior de la cabeza y desaloja todas las impurezas que hay en cada rincón de tu ser, luego fluye hacia abajo por tu cabeza, tus pensamientos, tus ojos, tu respiración, tu cuello, tus hombros, tus brazos, tus manos y tus acciones. Y sigue bajando hasta tu corazón, tus sentimientos, tu vientre, que es el centro de tu voluntad y tus deseos, tus piernas, tus pies, hasta que tu cuerpo está completamente limpio.

En el lenguaje cotidiano, utilizamos la expresión "llevar un peso sobre los hombros". Esto es cierto, porque allí se acumulan todas las dificultades, tensiones y sentimientos negativos. Las enfermedades tienen sus raíces en la estructura ósea humana.

La técnica del enema puede utilizarse para deshacerse de ciertas cosas que llevan ahí muchos años.


He aquí una oración que te sugiero que reces en voz alta o interiormente:

Oh deidad del agua, fuente de vida y purificación,

Me dirijo a ti en mi búsqueda de purificación y renovación.

Que tu sagrado flujo me envuelva y me limpie de toda impureza,

Que cada gota que me toque sea un bálsamo curativo para mi cuerpo, mente y alma.

Que tu poder purificador elimine toda negatividad, toda tensión, toda oscuridad dentro de mí,

Que sea puro y luminoso.

Que tu energía sanadora aclare mis pensamientos, mis sentimientos, mi voluntad y mis acciones.

Que me guíes por el camino de la armonía, la claridad y la paz interior.

Que sea consciente de tu preciosa presencia en cada gota que bebo,

Y que esta agua bendita sea para mí un símbolo de purificación, regeneración y conexión espiritual.

Te bendigo por este don sagrado del agua,

Que la use consciente y respetuosamente, para el bien de todos los seres.

Que así sea.

Unas palabras finales

El acto de purificarnos con agua, ya sea mediante la meditación junto a un río, la práctica consciente de la ducha o la inmersión en manantiales naturales, tiene un significado profundo y universal. El agua, como elemento esencial de la vida, tiene el poder de purificar no sólo nuestro cuerpo físico, sino también nuestros pensamientos, emociones y espíritus.

Al conectar conscientemente con este precioso recurso, podemos invocar la bendición, la curación y la regeneración a todos los niveles de nuestro ser. Ya sea a través de rituales ancestrales, prácticas meditativas o simplemente duchándonos conscientemente, tenemos la capacidad de transformar este acto cotidiano en una experiencia sagrada de renovación y conexión con nuestra esencia más profunda.

Al honrar el agua como vehículo de purificación y transformación, podemos despertar nuestra conciencia a su belleza y poder regenerador, al tiempo que contribuimos a la armonía y el equilibrio de nuestro ser y nuestro mundo.

Si le ha gustado este artículo, no dude en comentarlo, compartirlo y suscribirse a nuestro boletín para estar informado de futuras ediciones.

Suscríbase a nuestro boletín

Share this content

Add a comment