3 claves para tomar las decisiones correctas o cómo vivir con discernimiento

- Categorías : Salud y bienestar

Antes de desarrollar este tema, me gustaría compartir con ustedes una pequeña historia llamada "la ropa del viejo sabio".

"Un soberano, habiendo oído hablar de la gran sabiduría de un anciano, lo invitó a cenar por curiosidad.

Pero el día anterior, el sabio llegó al palacio vestido de mendigo. Y nadie le prestó atención. Cuando entró, no le dio tiempo a llegar al comedor, cuando los guardias del Rey se abalanzaron sobre él. Y para que no siguiera ensuciando el suelo real, lo condujeron a la cocina, donde le ofrecieron algunas sobras de comida, entre ellas arroz. El anciano sabio comió y se fue sin decir nada.

Al día siguiente volvió a la casa del rey, esta vez vestido con sus mejores galas, y se apresuraron a sentarlo en el lugar de honor junto al rey. Pero en cuanto los criados trajeron los platos, la reacción del sabio sorprendió a todos: cogió la comida con las manos y se la metió en los bolsillos

Molesto, el Rey no dijo nada. En cuanto trajeron el último plato, el sabio tomó un puñado de arroz y lo extendió suavemente sobre su hermoso caftán (túnica de la derecha), diciéndole

- Aquí está mi caftán, ¡es para ti!

Asombrado, el Rey le llamó inmediatamente:

- Pero.. ¿Te has vuelto loco, tú que dices ser tan sabio?

Tras un breve silencio, el anciano respondió:

- ¡Su Majestad! Ayer vine aquí con mis ropas de mendigo y me dieron las sobras como si fuera un perro... ¡Hoy, llego ricamente vestido y me honran! Por lo tanto, es mi caftán el que se invita... ¡Es normal que sea él quien se alimente!


Esta historia es anecdótica pero habla tanto de nosotros, del mundo que nos rodea donde las apariencias engañosas son mucho más fáciles de mirar porque son mucho más complacientes.

A veces es difícil cuestionarse a uno mismo, requiere esfuerzos, a veces mucho más allá de lo que uno podría aceptar.

Recuerdo un dicho: "cuanto más fácil es al principio, más complicado es después". Este es un sabio dicho que se queda conmigo porque está lleno de verdad y sabiduría.


Vivir con discernimiento es una necesidad


El mundo exterior nos presenta constantemente situaciones, imágenes, sonidos, emociones, opciones, problemas que resolver, decisiones que tomar. Si no dominamos el arte del discernimiento, podemos convertirnos en siervos de cualesquiera fuerzas, mundos, inteligencias que no son necesariamente bienvenidas y que no nos conducen hacia la felicidad, la plenitud, la serenidad, el alto objetivo de nuestra alma

La sabiduría de vivir con discernimiento es un arte de vivir con conciencia, siendo lo suficientemente fuerte para ver en lo sutil las fuerzas, los espíritus, las inteligencias que están detrás de un estado de ánimo, de una emoción, de una imagen, de una reacción, de un gesto, de una palabra, de un ser que viene hacia ti. También es la capacidad de dejar o no dejar que estas influencias entren en el interior de uno mismo, de tomar las decisiones correctas para mantenerse en equilibrio, en armonía interior

El hombre que sabe vivir con discernimiento es un ser equipado, fuerte, que se mantiene en una dignidad, una nobleza. En todas las circunstancias, puede permanecer vigilante, ser un observador, hacer sus elecciones conscientemente, actuar desde su propio centro interior, desde sus propias aspiraciones, desde lo que cree que es correcto, bueno y verdadero.

Vivimos en un mundo en el que todo nos empuja a perder el discernimiento, tan grandes y poderosas son las solicitaciones del mundo exterior, tan múltiples son las opciones y, sobre todo, tan acostumbrados hemos estado a aceptarlo todo, a acogerlo todo, ya sean pensamientos, conceptos, imágenes, informaciones, música, alimentos, formas de trabajar, la autoridad de los maestros, los gobiernos..

Es esencial recuperar una forma de autoridad y nobleza interior, la fuerza para volver a ser individuos libres, actuando desde nuestro propio rayo y haciendo aparecer la belleza de lo que nos anima en la pura verdad, en lo más profundo de nuestro ser. Si realmente queremos caminar por el camino de la Luz, debemos ser capaces de recuperar la dignidad de hacer nuestras propias elecciones, no sólo en lo que respecta a las acciones y decisiones de nuestra vida, sino también en lo que respecta a las influencias sutiles, los estados de ánimo, los pensamientos, las emociones que aceptamos, lo que queremos o no queremos dejar actuar a través de nuestro ser

Vivir con discernimiento es una necesidad, una fuerza y una protección para no dejarse impregnar por influencias indeseables, para saber elegir en todo momento y retomar el timón de nuestra vida.


Las 3 claves para cultivar el discernimiento


1- Mira las cosas como son.


¿Cómo podemos saber si una palabra, si un gesto, si un acto es verdadero es correcto?

Es muy fácil ser manipulado en el mundo actual. Y es cierto que algunos son maestros de la ilusión, la manipulación y la mentira.

San Mateo dijo: "Por los frutos se conoce el árbol ".

Esto significa que es en sus acciones que sabemos si un hombre/mujer es bueno o malo. Y al centrarse sólo en las acciones, en la realidad, se empuja la puerta de la ilusión y el velo de las apariencias.

Y así, en lugar de centrarse en las bellas palabras, en los gestos aparentemente bellos, mira sus consecuencias, mira sus frutos. Mira lo que realmente hay detrás. No lo que quieres ver, sino las cosas como son realmente.

Esta es una gran clave.

Porque cuando no naces con esta virtud, y cuando no tienes los órganos dentro de ti para tomar las decisiones correctas, tienes que centrarte en los hechos y nada más. Sólo hay que ver si estos hechos son buenos y correctos, y lo que provocan.


2- Aceptar cuestionarse a sí mismo


Para poder vivir con discernimiento, debes estar dispuesto a educarte, a aceptar que muchas veces te has dejado impregnar inconscientemente por seres y mundos, a aceptar verlos, a reconocer que no eres necesariamente el dueño de tu vida cuando piensas, sientes, hablas o actúas

Cuestionarse a sí mismo no suele ser fácil. Puedes negar la verdad/realidad por varias razones:

- requiere esfuerzos y no estás dispuesto a hacerlos

- toca demasiado profundamente tus conceptos, tus creencias, tu educación

- te aferras a ilusiones e ideales.

La negación es la actitud de negarse a tener en cuenta una parte de la realidad, vivida como inaceptable por el individuo. En psicoanálisis es un mecanismo de defensa, por el cual el sujeto se niega a reconocer la realidad de una percepción sentida como amenazante y/o traumática.

Es una protección necesaria ante una realidad tan angustiosa que puede provocar un colapso psíquico. Actúa como la tapa de la caja de Pandora.


De hecho, se trata de una estrategia inconsciente de gestión emocional, una medida de protección ante el choque emocional. Como un muro invisible construido para protegerse del peligro, la negación permite absorber el choque. En estos casos, representa un paso necesario para soportar el dolor psíquico. Ofrece un tiempo necesario para prepararse para afrontarlo.


Al final, la verdad sólo aparece a los ojos de quien quiere verla.

El discernimiento trae la verdad que no aplasta sino que libera y aporta ligereza.


3- Saber decir sí y decir no.


La gran libertad del hombre reside en que puede abrir o cerrar una puerta, en que puede decir sí o no. En este "sí" o "no" afirmas tu identidad, tu realidad, tu libertad y también tejes los hilos de tu destino futuro

Tú eres el único que tiene que saber cuándo decir "sí" y abrir la puerta y cuándo decir "no" y cerrarla. Todo depende de las circunstancias y tú eres el único que manda, el único juez, porque sólo tú puedes decir "sí" o "no" por ti

El problema de no saber decir sí o no en tu vida es que en algún momento, si no te posicionas, otro lo hará por ti y decidirá por ti.

Sólo tu propia luz interior puede guiarte y decirte cuándo debes o no cerrar la puerta, decir sí o decir no. Porque si te basas sólo en las cosas externas y no en tu propio centro interior, ¿cómo puedes estar seguro de haber tomado la decisión correcta para ti? Porque si te basas sólo en las cosas externas y no en tu propio centro interior, ¿cómo puedes estar seguro de haber tomado la decisión correcta para ti?

Así que observa y pregúntate interiormente:


"¿Qué puertas están abiertas en mí que deberían estar cerradas?
¿Cuáles están cerradas y deberían abrirse?


Para concluir


La vida siempre traerá eventos, circunstancias, situaciones que pondrán a prueba tu fuerza interior, tu determinación, la dirección de tu vida.Frente a todo lo que se presenta, todos tus centros internos son llamados constantemente y pueden ser cautivados, incluso capturados, por mundos que no están naturalmente en armonía con tu camino de vida

Sin ser indiferente, debes reenfocar constantemente y estar en el discernimiento correcto antes de actuar o reaccionar. Para ello, debes ser capaz de hacer nacer en ti ciertas virtudes que te protegerán del emocionalismo y la reactividad: concentración, despertar, meditación, conciencia, discernimiento, estabilidad, claridad, ligereza, equilibrio, desapego, pureza, sabiduría..

La clave principal es conocerse a sí mismo desde dentro y saber reenfocarse, encontrar su equilibrio, su rectitud.

Los símbolos de la geometría sagrada son herramientas preciosas para ello. He tratado este tema en muchos artículos de nuestro blog. No dude en consultarlos.

Las palabras, los gestos y las imágenes son vibraciones.

Mira dentro de ti para ver cómo resuenan y si generan belleza o infelicidad.

Elige las vibraciones que quieres acoger en tu interior. Déjate guiar y deja que tu corazón y tu alma elijan lo que te conviene, lo que te conmueve, te ilumina, te abre un camino de transformación, de curación y de realización

Actúa en favor de lo que crees que es verdad.

No seas pasivo e inconsciente, sino siempre despierto y vigilante ante las influencias que quieren perjudicarte.



Si le ha gustado este artículo, coméntelo, compártalo y suscríbase a nuestro boletín para estar informado de futuras ediciones.


Suscríbase a nuestro boletín de noticias


Fuentes :

Vivir con discernimiento (Essenia)

Artículos relacionados

Share

Añadir un comentario